Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Los inventores de estos microorganismos aseguran que podrían tener múltiples aplicaciones médicas, pero también serían de utilidad para la recuperación del medioambiente

 

Los científicos norteamericanos Michael Levin, Douglas Blackiston, Josh Bongard y Sam Kriegman han creado los denominados biobots: máquinas híbridas entre un robot y un organismo vivo que suponen una revolución para la medicina del futuro, sobre todo en el campo de la microcirugía.

Con un tamaño de aproximadamente medio milímetro, estas máquinas confeccionadas a partir de células de rana pueden ser dirigidas para llevar a cabo diferentes tareas, como la manipulación y el transporte de objetos. Asimismo, tienen la capacidad de reconstruirse y reescalarse, pudiendo alcanzar colectivos de más de 250.000 células. Para hacerse una idea, un ser humano posee aproximadamente unos 30 millones.

Los creadores de estos microorganismos aseguran que podrían tener aplicación en ámbitos muy diversos, como la robótica, los sistemas de comunicación y la inteligencia artificial. Incluso para combatir el cambio climático y afrontar multitud de problemas de origen medioambiental.

Enjambres de biobots podrían liberarse en el océano o incluso esparcirse por el aire para reunir plásticos y metales pesados, y flotar recogiendo partículas contaminantes. Además, al tratarse de organismos 100% biodegradables, se convertirían acto seguido en alimento para otros seres vivos, sin dejar tras de sí ningún rastro de huella ecológica.

Este descubrimiento está pendiente de evolución, puesto que sus creadores aún necesitan averiguar el método para dirigir y desactivar las máquinas una vez hayan cumplido la función deseada, pero continúa siendo igualmente uno de los hallazgos más innovadores y con mayores posibilidades de los últimos tiempos para la ciencia.

Categoría Blog

0 Comentarios
Ene 21, 2020 Por zinkinn

Añadir nuevo comentario