Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Es la tercera causa de muerte por neoplasia en todo el mundo y uno de los tipos de cánceres con menor posibilidad de recurrir a una intervención quirúrgica, limitándose a uno de cada cinco casos. Además, en sus fases más avanzadas, la esperanza de vida de los pacientes se limita a una media de 11 meses desde el momento de su diagnóstico. Es por ello que la única solución llegado el caso es la paliativa a través de la quimioterapia. O al menos así era hasta ahora.

El Hospital Vall d´Hebron está participando en un estudio multicéntrico pionero en nuestro país con el que se están combatiendo las células tumorales empleando una herramienta de lo más novedosa: una aguja “abrasiva” capaz de quemar tumores.

Liderado y puesto en marcha por el Academic Medical Center de Holanda en 2015, esta nueva técnica consiste en insertar una aguja a 80 grados para abrasar las células tumorales identificadas en el páncreas. Gracias a este sistema es posible lograr algo que ni la quimioterapia ni la inmunoterapia pueden conseguir a día de hoy: atravesar la red de células que protege y nutre a las células tumorales: el estroma. Según afirma Elizabeth Pando, del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes e investigadora del grupo de Trasplantes Digestivos del VHIR, “la aguja rompe el escudo y permite que apliquemos temperaturas de hasta 80 grados directamente en la zona tumoral. Estas temperaturas tan elevadas abrasan literalmente el tumor causando la muerte celular. Este proceso también facilita la exposición de componentes tumorales para que las células inmunológicas los ataquen”.

La precisión en este tipo de intervenciones lo es todo, ya que es necesario limitar la acción del calor en las células tumorales para evitar lesiones internas en los pacientes.


 

De momento ya han sido tres los pacientes con estados avanzados de cáncer pancreático los que se han sometido a la prueba en el Vall d´Hebron, arrojando resultados prometedores. Uno de ellos es el caso de Maria José, médica de familia, quien ha logrado superar la barrera de los seis meses que le daban de vida tras tratarse con la “aguja abrasiva.”

“Si se confirma que esta terapia es eficaz para el adenocarcinoma de páncreas localmente avanzado, contaremos, por fin, con una técnica que permite mejorar el pronóstico de este tumor tan maligno” ha indicado Ramón Charco, jefe del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes y jefe del grupo de Trasplantes Digestivos del Vall d’Hebron Instituto de Investigación.

 

Categoría Blog

0 Comentarios
Dic 18, 2018 Por Zinkinn Admin

Añadir nuevo comentario