Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Como os hemos ido contando estas semanas, 2018 nos ha dejado grandes titulares en lo que a descubrimientos y nuevas tendencias de la medicina se refiere. La mayoría suelen pasar desapercibidas, otras aparecen en todos los medios ya sea por el impacto del titular o por derecho propio. Y luego están las investigaciones médicas que los propios usuarios de la red (especialmente interesados en temas de salud) han viralizado por el interés que han mostrado en ellas según un análisis de Medical News Today.

Tal ha sido el caso de las “Dietas Intermitentes”, un tipo muy particular donde se recomienda a quien la lleva a cabo comer lo que desee durante 8 horas a cambio de mantenerse en ayuno las 16 siguientes. Suena descabellado, ¿verdad? Pues la Dieta Intermitente viene avalada por un estudio publicado en junio en la revista Nutrition and Healthy Aging, donde investigadores de la Universidad de Illinois (Chicago) confirmaron los beneficios de esta dieta en personas obesas. El estudio vino complementado con otro realizado por investigadores del University of Florida College of Medicine, donde apuntaban que la clave de la dieta intermitente reside en su capacidad para quemar grasas más que azúcares.

Otro de los temas más buscados en cuanto a investigaciones médicas ha sido, por supuesto, los relacionados con el cáncer. No es para menos: en 2018 alrededor de 9,6 millones de personas fallecieron como consecuencia de complicaciones relacionadas con esta enfermedad según datos de la OMS.




Por ello, entre las investigaciones más populares en este sentido, encontramos la realizada por investigadores de la Johns Hopkins University School of Medicine de Baltimore, quienes desarrollaron un nuevo tipo de prueba de sangre denominada CancerSEEK. Gracias a este test, afirman en el estudio publicado en la revista Science, es posible detectar ocho tipos diferentes de cáncer (de mama, de laringe, colorectal, de ovarios, de hígado, de estómago, de páncreas y de esófago) con una precisión mucho más alta que la de las pruebas actualmente existentes. Concretamente, resulta mucho más preciso en el caso del cáncer de ovario, donde han llegado a alcanzar hasta un 98% de precisión.

Esto ha sido posible, según los investigadores, gracias a que esta prueba identifica biomarcadores mucho más específicos, tales como mutaciones genéticas así como la presencia de proteínas asociadas con diferentes tipos de cáncer.

Pero no sólo en lo que a detección precoz se refiere los usuarios han volcado todo su interés. Otra de las investigaciones más virales ha sido el estudio de la Stanford University School of Medicine (California), publicado en Science Translational Medicine, donde se presentaba un método para activar células inmunitarias especializadas y poder extirpar tumores sólidos. Según el doctor Ronald Levy, autor de la investigación, gracias a esta técnica sería posible identificar las dianas inmunitarias de cada tumor para atacarlo, sin necesidad de activar el sistema inmunitario por completo.


 

Categoría Blog

0 Comentarios
Ene 18, 2019 Por Zinkinn Admin

Añadir nuevo comentario