Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Empezaron a ser comunes en las sociedades europeas a finales del XIX, no había un solo fugitivo de la ley sin su “Amor de madre” entintado en el brazo y ahora es la seña de identidad de todo moderno que se precie. Sin duda, los tatuajes se han convertido en un elemento cotidiano de nuestra estética. Aunque ahora investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich parecen haber encontrado una utilidad más allá de lo decorativo a estos dibujos epidérmicos.

Bautizado como “tatujae biomédico”, este implante presentado en la revista Science Translational Medicine, se basa en una red sintética genética que, implantada en la piel, está capacitada para detectar variaciones en los niveles de calcio en sangre, un indicador principal cuando se desarrolla un tumor. Una vez registrada esta elevación permanente del calcio, la red libera la melanina suficiente como para dar lugar a un lunar artificial muy característico y fácil de ver.


 

No estamos hablando de un simple artificio: este mecanismo de aviso se adelanta a los métodos de diagnóstico convencionales, capaz de detectar el cáncer con mayor demora.

Tal como explica Martin Fussenegger, director de la investigación, “la detección precoz aumenta significativamente las probabilidades de supervivencia. Por ejemplo, si el cáncer de mama es detectado en sus fases iniciales, la probabilidad de recuperación es de un 98%. Sin embargo, si el tumor de diagnostica demasiado tarde, solo una de cada cuatro mujeres tendrá la oportunidad de recuperarse. Además, la población por lo general acude al médico cuando el tumor ya ha empezado a causar problemas. Y desgraciadamente, para entonces suele ser demasiado tarde.”


 

Entre las desventajas del implante se encuentra su escasa durabilidad, ya que las células que albergan la red sintética genética cuentan con una esperanza de vida de un año, tras lo cual deben ser reemplazadas.

Además, según Fussenger, aunque todavía son necesarios 10 años de investigación y desarrollo antes de que el implanten pueda ser empleado en la práctica clínica, las aplicaciones del tatuaje son muy prometedoras.

“Este concepto de ‘tatuaje biomédico’ podría ser aplicable a otras enfermedades que se desarrollan de forma gradual, caso de las patologías neurodegenerativas o de los trastornos hormonales. Y en principio, los investigadores también pueden reemplazar el sensor molecular para medir otros biomarcadores diferentes del calcio.”, ha declarado el investigador.

Categoría Blog

0 Comentarios
Mayo 3, 2018 Por Zinkinn Admin

Añadir nuevo comentario